SAVE THE DATE: 26 de mayo del 2020 será legal el Matrimonio CIVIL entre personas del mismo sexo en Costa Rica

Infografia opinion consultiva 2426239272_584247418596068_2005116758431541757_n.png

La sentencia 2018-12782 de Sala Constitucional dispuso que el matrimonio civil (no religioso) será una realidad para todas las personas adultas, independientemente su orientación sexual transcurridos 18 meses desde la publicación integral de la sentencia en la imprenta nacional. Debido a que hoy, 26 de noviembre del 2018, fue publicado, el martes 26 de mayo del 2020 será la fecha en que los muros de la discriminación matrimonial (civil) serán derribados. 

La justicia que se escribe con los tiempos De Dios y no los del hombre/mujer, por lo que desde Fundación Igualitxs celebramos que el 26 de mayo del 2020 será la fecha en que las barreras de la discriminación matrimonial serán derrumbadas, permitiendo que parejas de adultos del mismo sexo comprometidas, que se aman y llevan una vida entregada una al otro, podrán tener  un reconocimiento legal de su unión por parte del Estado Costarricense y por ende, optar a todas las protecciones que ello implica. 

Fundación Igualitxs se suma a la celebración, con todo y las criticas que pueden haber en contra del plazo (inventado) de 18 meses por parte de Sala Constitucional de Costa Rica, y hacemos un breve recorrido de algunas de nuestras acciones en la que contribuimos a esta victoria social:






El matrimonio civil importa, ya que tiene una connotación legal, social y cultural que dejar a un grupo minoritario sin acceso a ello, les despoja de parte de su ciudadanía. Se trata de darles el respeto, honor y reconocimiento a parejas del mismo sexo por medio del “sello de aprobación” que el Estado otorga, ya que de manera implícita indica que apoya esa relación, dejando a un lado la categoría de ciudadano de segunda categoría a la cual se coloca a un colectivo de personas a quienes no se les reconoce su derecho a amar.

 Todas las personas, sin importar orientación sexual, tienen sueños, anhelos, ilusiones de lograr una unión complementaria con otra persona, al punto que puedan llegar a tener un reconocimiento legal y social de dicha unión; y esa unión complementaria no se llama unión civil, ni tampoco parterinato (ni cualquier otro nombre de algún “ornitorrinco jurídico” que quieran inventar), sino que se llama matrimonio civil. 

Las personas homosexuales, en algunos casos, crecieron con el ejemplo de sus padres y como tal, quieren vivir una vida romántica, a largo plazo y en comprometida con una persona adulta, bajo la figura de matrimonio civil. El reconocer este derecho, en nada afecta a un tercero, ni tampoco se vuelve un privilegio.

Equiparar de forma igualitaria las relaciones del mismo sexo, es una actuación justa y científicamente correcta, no es solo desde una perspectiva de no criminalizarlas, sino también de darles el mismo valor para la sociedad. Por ello se debe permitir el acceso igualitario a las instituciones civiles que ofrece el Estado para regular las relaciones de pareja, puesto que, sería el medio más sencillo y eficaz para asegurar los derechos derivados del vínculo entre parejas del mismo sexo.

Felicitamos y agradecemos a todas las personas que se han involucrado en esta importante lucha para erradicar que existan personas de primera y segunda categoría. En particular a los abogados accionantes, Yashin Castrillo, Marco Castillo; así como a las parejas que regalaron su historia para cambiar el rumbo de la historia, Yaz y Lalay, son héroes y heroinas de América Latina.” Puntualizó Herman Duarte, presidente y fundador de Fundación Igualitxs y HDuarte Legål.


 

Algunas consultas que surgen de esta decisión:

  • ¿Qué pasa si los legisladores producen una legislación diferente al matrimonio civil antes del 26 de mayo del 2020? Cualquier legislación diferente al matrimonio civil, será inconstitucional a partir del 26 de mayo del 2020.

El texto integral de la sentencia que permite el Matrimonio Civil Igualitario puede encontrarse en: