Tico en Brasil tras elección de Bolsanaro: Sentimos miedo de mostrarnos como somos y de demostrar amor a nuestras parejas en público por temor a sufrir algún ataque de odio.

Por Herman Duarte, fundador Fundación Igualitxs


Hoy fueron elecciones presidenciales en Brasil, dejando como resultado al candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, como presidente electo de un país con 209 millones de habitantes. Lo preocupante de esta elección, es el hecho que se trata de un personaje que se ha aliado con los evangélicos ultra conservadores y consecuentemente, tiene un discurso de desprecio y rechazo a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

 Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil

Este día conversamos con un costarricense que se encuentra en Brasil, Marco B. (por seguridad hemos quitado su apellido) un estudiante de MBA del IPADE Business School, quien nos respondió algunas preguntas de la Jornada electoral.

¿Cómo se vivieron las elecciones?

Las elecciones en Brasil se vivieron de forma tranquila y seria. El voto es obligatorio y siempre hay seguridad policial en cada centro de votación. Muy similar a la primera ronda a inicios de octubre, hasta donde yo sé no hubo incidentes en los centros de votación.

¿Has escuchado/visto reacciones violentas?

Sí he escuchado de reacciones violentas por parte de los simpatizantes de Bolsonaro. Varios blogueros importantes de Brasil han reportado incidentes de violencia, sobre todo en el Centro de Sao Paulo y cerca de la Avenida Paulista, contra cualquier persona que mostrara apoyo a Haddad (candidato opositor) o cualquier mensaje de “Ele não” (Él no!) El ambiente es de alerta, sobre todo para la población LGBT+.

 ¿Qué se puede esperar de Bolsonaro?

Hay mucha incertidumbre. Por una parte, Bolsonaro tiene algunas buenas ideas para mejorar la situación económica del país  (lo digo porque soy administrador de empresas y sé que Brasil necesita orden económico urgentemente), pero, por otro lado él también está proponiendo que cada familia tenga un arma y que los policías puedan disparar a los criminales si así lo consideran necesario y quedarían protegidos…este tipo de cosas solamente generan más violencia y odio. Además, abiertamente está en contra de que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres y quiere quitar el aguinaldo para ahorrar costos…El arreglo de la situación económica no puede traer beneficios al país si no va de la mano en armonía con la situación social.

 Jair Bolsonaro ha dicho cosas horribles en contra de la población LGBT+, Afrobrasileña, inmigrantes, etc.; sin embargo, él no puede pasar por encima de la ley. Nadie va a perder los derechos que ya tiene. El gran problema con todo esto es que los simpatizantes de Bolsonaro ahora se sienten empoderados para hacer lo que les da la gana, lo cual pone en gran peligro a las minorías y las hace más vulnerables a crímenes de odio. Brasil es el país que mata a más personas LGBT+ en el mundo

La pregunta es: ¿Qué tan rápido se verán esos cambios? ¿Podrá realmente hacer todo lo que propone? Aquí solo nos queda ser fuertes y valientes y unirnos más que nunca.

 ¿Qué sienten sus amigos/ qué siente usted?

Mis amigos y yo sentimos tristeza, porque sabemos que Bolsonaro es un hombre peligroso para Brasil por todas las cosas horribles que ha dicho en el pasado y por el empoderamiento que están sintiendo sus simpatizantes. Sentimos miedo de mostrarnos como somos y de demostrar amor a nuestras parejas en público por temor a sufrir algún ataque de odio. Tenemos que tomar precauciones y estar alertas; cuidarnos unos a otros.

¿Considera mudarse de Brasil?

 Lamentablemente mi paso por Brasil es temporal; sin embargo, si tuviese la opción de quedarme aquí permanentemente lo haría. No veo a Brasil como un país lleno de problemas, sino de oportunidades. En este momento sólo me queda unirme a mis amigos de la comunidad LGBT+ y todos aquellos que pertenecen a las minorías que se están viendo amenazadas por esta situación y entre todos cuidarnos y seguir caminando de la mano, sin soltarnos. Para mí, huir nunca será una solución; si no ¿quién va a luchar?

Saludos desde São Paulo, Brasil.

Marco B.