Terapia de Conversión de homosexuales...Negocio millonario y FRAUDULENTO

 Tortura a una joven lesbiana en una clínica de conversión de homosexuales

Tortura a una joven lesbiana en una clínica de conversión de homosexuales

¡Hola Igualitos/as! ¡Bienvenidxs a S E X p l í c i t o!

El tema de hoy es uno que ha causado mucha controversia desde su inicio, y que aunque en muchos lugares del mundo sigue siendo aceptado, en muchos ha sido declarado ilegal.

Me estoy refiriendo a la: Terapia de Conversión de homosexuales (también es conocida como Terapia reparativa, y Terapia de reorientación sexual). Para la comunidad científica, incluidxs lxs psicólogxs y otrxs expertos de la salud mental, la supuesta conversión de homosexuales (y en términos generales, la conversión de cualquier persona que no se identifique como cisgénero y heterosexual), es una práctica pseudocientífica que no tiene base en ninguna evidencia empírica ni científica.

El segundo post de nuestro blog, lo escogimos a raíz de toda la oposición que ha habido contra los  derechos para las personas LGBTQIA y las manifestaciones de odio (como la marcha por la familia que ocurrió en San José, Costa Rica el pasado 3 de diciembre) que se han presentado enmascaradas como el amor a la familia, pero que en realidad promueven la intolerancia, y se oponen a la supuesta “ideología de género”. El tema de esta semana también viene a ser sumamente relevante después del debate que fue televisado en Costa Rica la semana pasada, sobre el matrimonio civil igualitario. En este participo nuestro propio Herman Duarte, fundador de la Fundación Igualitos y abogado especialista en derechos humanos, contra el diputado evangélico y aspirante presidencial Fabricio Alvarado.  

Bueno pero empecemos por lo básico, ¿qué exactamente es la terapia de conversión de homosexuales?

Esta práctica pseudocientífica se basa en la idea que la orientación sexual puede ser cambiada, y usa intervenciones psicológicas o espirituales. Antiguamente era más común ver el uso de intervenciones extremas para prevenir que alguien se volviera LGBTQ, o para reparar la supuesta enfermedad de la homosexualidad con el uso de la institucionalización, castración y terapia de choque electroconvulsiva. Hoy en día, aunque en algunos lugares todavía usen estos métodos, es más común el uso del condicionamiento aversivo, y técnicas cognitivas, psicoanalíticas, y de conversión de comportamiento.

¿Qué dice la evidencia?

Prácticamente no existe evidencia confiable de que la sexualidad, específicamente la orientación sexual, pueda controlarse o cambiarse. Para que estemos claros sobre a lo que nos referimos cuando decimos evidencia científica, les explico:

·         Esta evidencia ocupa ser: objetiva e imparcial, y los resultados de las investigaciones y experimentos válidos y precisos. Por último, para que un estudio o investigación lleve a resultados científicos, tiene que someterse y pasar una revisión paritaria que conlleve a un consenso profesional. En términos más simples, cualquier estudio que trate de comprobar algo, tiene que ser aceptado y mayoritariamente apoyado por otros profesionales de esa área de estudio.

Asociaciones científicas, médicas y psicológicas en varios países, así como organizaciones gubernamentales de países como Estados Unidos y Gran Bretaña advierten que las prácticas de terapia de conversión son ineficaces, poco éticas, potencialmente muy dañinas psicológicamente para las personas a las que se tienen que someter a estas prácticas, y para la sociedad civil que incorrectamente cree que la identidad de género y la identidad sexual se escogen. Estas prácticas son especialmente dañinas para lxs adolescentes, que muchas veces son sometidxs a estas prácticas que tienen el potencial de interferir con su desarrollo mental y físico saludable. Organizaciones como la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), La Organización Panamericana de la Salud (PAHO), y la Asociación Mundial de Psiquiatría, todas han dicho públicamente que no apoyan el uso de esta práctica, y que la suposición que la homosexualidad es una perversión o enfermedad mental fue refutada por evidencia científica a principios de los 70s. Ha habido un sinnúmero de artículos y estudios que prueban que en sociedades en que las variedades de orientación sexual y expresión de género son aceptadas como una parte normal de la diversidad sexual, estas no presentan ninguna amenaza al funcionamiento normal esa sociedad.

¿Cuáles son las consecuencias del uso de la terapia de conversión?

Hay muchos casos de personas que fueron sometidas a esta práctica poco ética que llevaron a consecuencias peligrosas. Se ha comprobado que no solo tiene el potencial de llevar a estas personas a la depresión, la ansiedad, el consumo de drogas, y el desamparo, pero también en los casos más extremos, al suicidio. Esto ha sido comprobado no solo por medio de la evidencia científica, pero también por evidencia anecdótica por parte de esas personas LGBTQIA que tuvieron que pasar por esa tortura. Los promovedores de esta práctica seudocientífica quieren hacer pensar a sus seguidores y a las personas ignorantes en temas relacionados con la sexualidad y el género, que estos “ex-gais” ahora viven una vida feliz como heterosexuales. La realidad es que la práctica no solamente es dañina, pero ineficiente: NO FUNCIONA. Más allá de los estudios centrados únicamente en la terapia reparativa, las investigaciones más amplias demuestran claramente el profundo daño que los prejuicios sociales y el rechazo familiar tienen sobre las personas LGBTQ, especialmente para lxs jóvenes.

Y entonces IGUALITXS, es con todo esto que les digo y repito: La homosexualidad (o cualquiera de las orientaciones sexuales), o las identidades de género, NO son enfermedades mentales, de acuerdo a la mayoría de los expertos en salud mental. Eso quiere decir que el uso de la terapia de conversión de las personas LGBTIQIA, la terapia reparativa, y la terapia de reorientación sexual, no solo causa daño psicológico grave, sino que también: ¡NO funciona! A pesar de tener que someterse a años de este tipo de prácticas, las evidencia científica y anecdótica de personas que pasaron por esto, nos dice que siguen siendo como son, y terminan viviendo vidas reprimidas con varios problemas psicológicos solo para poder conformarse a los estándares prejuiciosos y discriminatorios de la sociedad en que viven.

¿Que podemos hacer al respecto?

Podemos empezar por apoyar y ser aliadx para las personas que han pasado por esta experiencia  traumática, o para las que su identidad sexual y de género se les niega. Es importante mantenernos informadxs sobre los peligros de este tipo de prácticas, y proveer a lxs que aún creen que la diversidad sexual es algo antinatural, con hechos y datos basados en la evidencia científica que prueban lo contrario.
 

Para más información sobre el tema, pueden visitar:

https://www.hrc.org/resources/the-lies-and-dangers-of-reparative-therapy

http://www.nclrights.org/bornperfect-the-facts-about-conversion-therapy/