GATOS, FREDDIE MERCURY Y EL CONSERVADURISMO DE REAGAN

Freddie mercury-gatos-ultimos-dias

Los gatos tienen una energía espiritual, dicen que cuando uno esta triste, un gato se coloca inmediatamente en las piernas para absorber esa energía. Por ejemplo, el genio literario Hemingway, quien murió de un disparo causado por sus demonios internos, tenía decenas de gatos en su casa en Key West. Los gatos de Hemingway eran aún más especiales por tener un dedo adicional, que aún se pueden ver así cuando se visita su casa ubicada en el punto más al sur de los Estados Unidos de América, por lo que es necesario recorrer la carretera interoceánica que conecta Miami con los Cayos de las Florida, dejando muestra de una de las obras de la modernidad más impresionantes. A lo largo de cientos de kilometros (o millas para utilizar la medición que reina en el norte de América) se pueden apreciar paisajes, atardeceres, pequeños pueblitos y hasta delfines que se acoplan al límite de velocidad de 100 millas por hora. Definitivamente no es Nuremberg por esto último. 

¿Pero qué tiene que ver los gatos con Queen? pues que en el último video de Freddie Mercury, "These are the days of our lives", se ve a mercury utilizando un chaleco de gatos, cosa totalmente inusual, y me hace pensar si Freddie también los utilizaba como filtro energético para sobreponer los problemas que enfrentaba unos días antes de su muerte. El video fue presentado el 5 de setiembre de 1991 y el señor Bulsara (su apellido no artístico) murió el 24 de noviembre de ese mismo año (Noviembre parece un mes fatal para iconos gay, Harvey Milk fue asesinado también esas épocas). En el video, también se ve a Roger Taylor - el baterista de Queen, a quien escuché junto a Brian May una vez en vivo en el Palau San Jordi en el año 2008- quien sale de su usual linea de ropa y si no me equivoco utiliza una camisa de Keith Haring, un artista icono de la lucha contra el VIH/SIDA. 

La crisis del VIH/SIDA estalló no por los homosexuales, ni por el "paciente cero" (que se trata de un mito en todo caso), sino por las faltas de acciones concretas por parte de Ronald Reagan quien ignoró la crisis por años, hasta que ya era un asunto imposible de ignorar. Esos reclamos de atención, uno de los piezas claves fue el señor Larry Kramer autor de la etnografía tragi-cómica "Faggots" (1978) donde tras una ruptura amorosa, se dedicó a criticar todo el mundo que le privó de las mieles del amor. Descargando además su furia en las muertes de sus amigos, amantes y vecinos. 

Una buena visión de la cotidianidad de esa turbulenta época en donde las personas respetaban al sexo, no por lo que significa el acto de fusión corporal y espiritual, sino por el miedo a recibir el "cáncer gay" o "Plaga gay" (como se le llamó inicialmente ante el surgimiento de los 4 casos "iniciales" en San Francisco en 1981) lo encontramos en obras de teatro como "The Normal Heart" (1985) escrita por Kramer, en donde se evidencia el terror, hasta pánico, de no conocer o entender de donde surgía esta letal enfermedad. 

La presión política alimentada en adición a los millares de muertos ignorados por el gobierno, se fortaleció por las marchas de homosexuales cargando ataúdes en referencia a que la muerte era casi una realidad inminente (las lesbianas fueron fieles aliadas con los homosexuales, sobre todo en cuidarlos), tuvo como resultado que en 1985, el ultra conservador y fiel católico de Ronald Reagan (o el innombrable como me lo recuerda un activista de la lista de los pesos pesados en Estados Unidos de América) finalmente dejó de ignorar el problema que había cobrado vidas desde 1981 y que su gobierno lejos de dar una respuesta real, ser rió de la situación. 

Esta risa no es una metáfora, ni nada por el estilo pues en la revisión de las cintas de conferencias de prensa, se notan el estallido de risa cuando el peridiosta Kinsolving, en 1982 y ya con 1000 muertes registradas en el haber de la deuda moral, pregunta a Larry Speakes (el "Sarah Huckabee" de Reagan) que si conocían algo sobre el HIV/SIDA a lo cual respondió de manera cínica que no sabía nada al respecto. No fueron los únicos cuestionamientos que negaron. Un típico caso de homofobia institucionalizada, pues me resulta inverosímil pensar que el gobierno no sabía de lo que moría su gente. 

La vida, llena de sus patrones recurrentes, nos manda a otro showman - no un actor como Reagan, pero sí sacado de la televisión- como Donald J. Trump quien ha decidido cortar de forma sustancial los fondos públicos para el estudio, prevención y demás programas relacionados con el HIV/SIDA. A eso, sumado por la "licencia para matar" que significa el PREP y de uso casi generalizado en los países del tercer mundo, me hace pensar que surgirá una nueva crisis del VIH/SIDA, dado que el virus muta hacia nuevas formas, cada vez más letales. Yo creo que el PREP, un tratamiento que implica tomarse uno pastilla para evitar contraer el virus, se trata bien de una estrategia de farmacéuticas que han generado un lucrativo negocio en vender "curas" contra el miedo. Nada vende más que tocar al cerebro reptiliano -el componente de supervivencia- dice Jürgen Klaric

Ya nos lo explicaba Gladwell en su libro "The Tipping Point" donde cuenta que los primeros casos de VIH/SIDA se dan en un pueblo en Europa oriental a inicios de la década de los 50s, esto lo determina por el componente residual que encontró en enfermos de neumonía bacteriana, la cual ocurre prácticamente en personas con VIH únicamente. Es decir, que hay varios tipos de neumonia,pero una especie en particular, únicamente se da entre personas con VIH. Gladwell, explica que curiosamente, en una población de unas 1500 personas se encontró que en un 100% tenían esta condición, pero que no todas murieron, pues encontraron una resistencia natural en sus cuerpos para sobreponerla. Freddie Mercury, murió de complicaciones por neumonía. 

Que en paz descansen las víctimas de la política barata.